Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso
HISTORIA.jpg

Recorrido Histórico

Los Bomberos en el mundo

En los tiempos antiguos, se presentaron innumerables incendios devastadores y altamente destructivos debido a la alta inflamabilidad de materiales usados y a los métodos de combate de incendios que se tornaban insuficientes.
Desde sus orígenes, el combate de incendios ha sido más una cuestión de la capacidad del hombre, que de máquinas.
En la época primitiva, los hombres llenaban bolsas con agua, que eran arrojadas al fuego; las cuales se obtenían de las pieles de animales. Utilizaban ramas que se obtenían de los árboles cercanos para combatir al fuego. Estos métodos no evolucionaban mucho, por lo que permanecieron casi iguales hasta la Edad Media.

Monte Vesubio.- Cuando el monte Vesubio entró en erupción, los habitantes que no pudieron escapar perecieron a causa de los gases tóxicos y quedaron cubiertos rápidamente por las cenizas.
Sus cuerpos se corrompieron, pero los arqueólogos han conseguido averiguar la posición exacta de los cadáveres en el momento de la muerte, vertiendo cemento líquido en la cavidad creada por sus cuerpos.
El Imperio Romano.- La Ciudad de Roma, se había convertido en el centro del Imperio y de ella partía el sistema viario que ponía en contacto sus diferentes regiones, por lo que bien podía ser considerada como la capital del mundo. Esta vasta aglomeración estaba dotada con una red que permitía el abastecimiento de agua y otra de alcantarillado, pero superpoblados vecindarios pobres eran causa de frecuentes incendios.
Por este motivo, el emperador Augusto instituyó las “vigilias”, o bomberos con poderes policiales.  A pesar de esto, en 64 D.C., un desastroso incendio ardió durante 8 días y destruyó gran parte del centro de la ciudad. Para Nerón, emperador entonces en el poder, esta fue la oportunidad de construir su palacio de la Casa Dorada.
Los romanos, conocían algunos secretos acerca de máquinas para combatir incendios, secretos que se perdieron durante más de cien años y fueron difundidos pobremente después que el Imperio Romano cayó, en 489 D.C.
Inglaterra.- En una emergencia, el pueblo entero tenía que ayudar al unísono y los barriles cerveceros eran utilizados para acarrear grandes cantidades de agua, e incluso, hay noticias que en algunos pueblos las cervecerías tenían la obligación de proporcionar barriles con agua para la extinción de los incendios.
Los pobladores, desde entonces tenían en sus casas sus propios cubos. En 1574, Winchester, Inglaterra, era obligación para cada persona tener una bolsa de piel de especiales características para acarrear agua en casos de incendio.
En 1586, en la ciudad de Bristol, Inglaterra, los miembros del Concilio de los Comunes (similar a la Cámara de Diputados), se preocupaban de tener por lo menos seis bolsas para acarrear agua, por cada uno de ellos. Pero, una lección dramática fue aprendida en el pueblo de Devonchire, en 1598, donde 400 casas fueron destruidas y 50 personas perdieron la vida, debido a que no existían suficientes bolsas para acarrear agua, por lo que mucha gente no pudo ayudar a combatir el incendio.
Las adecuaciones e innovaciones del equipo son el resultado de la experiencia de los grandes incendios de este siglo; así como de los grandes desastres.
En los años 798, 982 y 1212 D.C., Londres, Inglaterra, sufrió grandes incendios; sin embargo, el gran incendio fue en 1666, donde 13,000 construcciones fueron destruidas, esto significó más de 10 millones de libras de pérdidas y sólo 6 personas murieron.
Este gran desastre de daños considerables causó el surgimiento de una gran conciencia en las personas acerca de los peligros que representa un incendio, así como de los equipos que se requieren para poder combatirlos.
En 1561 en Londres, 500 personas participaron en cadenas de acarreo para tratar de salvar de las llamas el campanario de San Pablo.
Máquinas extintoras.- Las primeras máquinas, que aparecieron en el siglo XVII, eran simples cubos sobre rodillos o ruedas. El agua se hacía llegar al fuego por medio de recipientes que pasaban de mano en mano. El cubo funcionaba como depósito de agua y a veces disponía de una bomba manual para sacar el agua a través de una boquilla o tubería. La invención en Holanda, en el año 1672, de la manguera de cuero cosida a mano permitió a los bomberos acercarse más al fuego sin poner en peligro su equipo y logrando más precisión en la dirección del flujo del agua. Al mismo tiempo se desarrollaron sistemas de bombeo que permitieron sacar agua de ríos y estanques.
A principios del siglo XIX, los remaches de cobre sustituyeron las costuras de las mangueras, que podían alcanzar hasta 15 metros de longitud unidas con adaptadores de bronce; así se consiguió llevar agua a través de pasillos estrechos y por escaleras de edificios dejando fuera la bomba. En 1870 se empezó a fabricar un tipo de manguera de caucho o hule recubierta de algodón.
La máquina de bombeo a vapor se usó en las grandes ciudades entre 1850 y 1860.
Terremoto de San Francisco.- El siglo XX, ha sido protagonista de innumerables tragedias. Un ejemplo es el terremoto de 1906, en la Ciudad de San Francisco, California, Estados Unidos, desastre que inició una mañana de miércoles con fecha 18 de abril. El 90% de las construcciones urbanas fueron derrumbadas, multitud de incendios se desataron y no fue fácil atender las necesidades de ese desastre.
Inició con un movimiento telúrico, poco después de las 05:00 a.m. con una duración de 8 segundos y seguido por 4 movimientos más, que sorprendieron a 450,000 habitantes de esa ciudad. Los incendios se iniciaron producto de cables de energía eléctrica rotos y lámparas de keroseno que caían en el interior de las casas de madera.
La tragedia fue mayor ya que los bomberos veían destruirse sus bombas contra incendios al derrumbarse sus estaciones, por lo que no tenían forma de combatir los incendios. La mayoría de los hidrantes dejaron de funcionar por lo que no se obtenía el agua de forma inmediata. El comandante de Bomberos resultó fatalmente herido debido que se colapso el edificio en el que se encontraba.

El terremoto de San Francisco, con una intensidad aproximada de 7,9 en la escala Richter, se encuentra entre uno de los mayores de la historia del mundo. Tras este sismo los residentes trabajaron unidos para reconstruir la ciudad.
En aquel entonces el cuerpo de bomberos contaba con 40 bombas de vapor, 8 bombas con productos químicos, carretes de manguera, 10 escaleras telescópicas y una torre de agua.
Sin embargo, no fue suficiente su esfuerzo para poder contener este gran desastre, y en muchos casos tuvo que recurrirse a dinamitar los edificios con el objeto de extinguir los incendios; pero el uso de la dinamita produjo más incendios.
Las llamas de esta conflagración, se dice, alcanzaba a verse a 50 millas de distancia en el mar. La temperatura, la confusión y el pánico abrazaban a los habitantes en sus calles. El famoso Barrio Chino de la ciudad quedó completamente destruido y aparentaba haber sido sometido a un bombardeo de artillería.
Ante la impotencia de los bomberos, los habitantes observaban con desdicha y desesperación como sus casas eran devoradas por el fuego.  El resultado final: 30,000 edificios destruidos; pérdidas por 400 millones de dólares, 3,500 lesionados y 674 defunciones.

Chicago 1909.- Otra lamentable experiencia se suscitó 3 años después, en un teatro de la ciudad de Chicago cuando se encontraban aún los espectadores dentro, murieron alcanzados por las llamas en la parte alta de la edificación.
Los primeros bomberos no disponían de herramientas ni técnicas para controlar grandes incendios, y a menudo tenían que resignarse a observar cómo el fuego destruía bloques enteros de edificios. La multitud se agolpa mientras los bomberos intentan extinguir las llamas que consumieron el Hanover Apartment Hotel en la Quinta Avenida de Nueva York.
Canadá.- En 1917, Halifx, Canadá, mueren 15,000 personas por un incendio.
Japón 1923.- Siete décimas partes de Tokio, Japón, fueron destruidas en los incendios provocados por los terremotos de 1923. Cabe mencionar que 45,000 personas que habían sido refugiadas en un parque abierto, se vieron envueltas en una lluvia de fuego, lo que provocó que cerca de 200,000 personas perdieran la vida y posiblemente más de un millón fueron lastimadas seriamente.
Pearl Harbor.- El domingo 7 de diciembre de 1941, la aviación japonesa lanzó un ataque sorpresa sobre la flota del Pacífico de Estados Unidos en Pearl Harbor, Hawaii. Atacando buques, aviones de combate, bases y casas, miles de personas resultaron lesionados debido al bombardeo y a los incendios causados por estos.

Hiroshima.- El 6 de agosto de 1945, durante la II Guerra Mundial, Estados Unidos lanzó la primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima.
Se estima que 130,000 personas murieron y otras más fueron heridas o desaparecieron; y más de 177.000 quedaron sin hogar.
Dieciséis horas después del ataque, el comunicado sobre este acontecimiento realizado por el presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, fue emitido por radio.
Los incendios forestales han involucrado áreas muy grandes en países como Francia, Australia y los Estados Unidos, problema que aún prevalece.
Los incendios en refinerías, podemos mencionar, en 1975 se registro un fuerte incendio en el barco Tanquero “Arfran Neptune”, que se encontraba descargando petróleo crudo y nafta en la refinería de Filadelfia, Estados Unidos; este siniestro tardo 8 días para ser extinguido.
Chernóbil.- Central de energía nuclear de la ciudad de Ucrania, cuyo reactor causó el 26 de abril de 1986 la peor catástrofe nuclear conocida hasta la fecha en el mundo. Un experimento cuya supervisión fue incorrecta (el sistema de enfriamiento de agua se desconectó) provocó una reacción incontrolada, que a su vez causó una expulsión de vapor.
Los datos ofrecidos por las autoridades indicaron en aquel momento que 31 personas murieron como resultado del accidente, pero el número de muertes causadas por la radiación aún se desconoce. Más de 100.000 ciudadanos ucranianos fueron evacuados de las áreas situadas alrededor del emplazamiento del reactor, y Chernóbil y otras regiones cercanas, permanecieron deshabitadas durante un año después del accidente.
Los incendios, no distinguen entre raza, religión o condición social y en 1992, el Castillo de Windsor, Inglaterra, sufrió un incendio el cual dejo daños irreparables a la biblioteca real, el salón del trono y las salas Rubens y Van Dyck, las cuales contenían valiosas e invaluables colecciones de pintura, escritura y arte.
Barcos Apaga Fuegos.- Los incendios a bordo de barcos presentan problemas especiales, como la complicada reparación en los siniestrados, el peligro de hundimiento al escorarse el buque o la dificultad de acceder a la fuente del fuego.
Los barcos apaga fuegos, que pueden ser desde pequeños barcos de rescate de alta velocidad con potentes motores a reacción hasta grandes remolcadores, están equipados con todo tipo de instrumentos y accesorios como escaleras, boquillas rotatorias y en ángulo, bombas portátiles, extintores de espuma y otros sistemas específicos de extinción con dióxido de carbono; también disponen de equipos de rescate.
Los barcos apaga fuegos acuden a rescatar un petrolero en la costa de México. Utilizando el suministro ilimitado de agua circundante, estos barcos pueden bombear miles de litros de agua por minuto para extinguir fuegos a una distancia de hasta 60 metros. Potentes motores extraen el agua a través de unas tomas de agua de mar que se encuentran en la parte inferior del barco; a continuación se bombea el agua hasta el petrolero por medio de tuberías y mangueras.

La posibilidad de que los incendios se incrementen con el advenimiento de combustibles nuevos y cada vez más peligrosos son indudables. El mayor reto a seguir son las medidas preventivas y de protección que día a día van en aumento.
Hay que considerar la posibilidad a futuro, que en cualquier momento puede presentase un gran incendio que pasará a los anales de la historia.  Sin embargo, los bomberos estaremos preparados para arriesgar nuestras vidas con el fin de combatir a nuestro viejo enemigo: el fuego.