Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso
comberos antiguos.jpg

Antecedentes

Durante siglos, los hombres permanecieron trabajando en línea, pasándose unos a otros, de mano en mano, cubos con agua para arrojarlos al fuego; sus brazos y músculos parecían quemarse por el esfuerzo y la temperatura de las llamas.
Algunas de estas técnicas, aplicadas siglos atrás, se mantienen hasta nuestros días.
Tiempo después, los Bomberos idearon combinar su energía con bombas de mano; estos equipos brindaron un gran avance en el combate de incendios. El esfuerzo involucrado era muy grande, ya que organizados en brigadas y utilizando un sistema de balanza, impulsaban el agua hacía el foco del fuego.
Estas brigadas se componían de un grupo de personas reclutadas y de estructuras jaladas por grupos de caballos que se desplazaban por calles y avenidas, abriéndose paso con gongo y campanas que daban gritos de alarma frente al asombro de los curiosos.
El poder convidado del hombre y del caballo, entró en la historia y permaneció hasta principios del siglo XX donde se introdujeron nuevas técnicas de ataque al fuego, nuevos materiales y horizontes.
El siglo XX se convierte en una época, llena de maravillosos avances tecnológicos y modernos, como bombas manejadas con motores de petróleo y diesel que fueron diseñados y elaborados con la mejor tecnología.
Es fácil entender, por qué es de gran admiración y fascinación las bombas contra incendio, a chicos y grandes; así cómo el fuego produce una gran atención por sí mismo.
En sus esfuerzos por poder controlar la fuerza del fuego, los hombres fueron agregando elemento tras elemento; comprendieron que el agua extingue las llamas y que arrojando tierra sobre una Fogata eliminaban el aire, factor necesario para un proceso de combustión.
Estos elementales y rudimentarios principios no siempre eran efectivos, y transcurrió un largo tiempo para que el hombre pudiera aprender a detalle la naturaleza y uso del fuego, hasta llegar a desarrollar el conocimiento y las técnicas de combate de incendios que hoy tenemos.
Hoy en día, los incendios son más complejos y peligrosos (con productos de alta inflamabilidad, utilizados en la vida cotidiana), es una obligación para todo bombero, conocer el fuego que debe combatir.
Debe de saber, no sólo como apagar un incendio; si no cómo se inicia, se desenvuelve y los efectos que puede producir. Estos conocimientos son de vital importancia para la capacitación y entrenamiento de todo bombero, y son el preludio para entender la historia de cómo el hombre se ha enfrentado al fuego.
La evolución del equipo contra incendios, permite conocer la historia de los Bomberos y proveen de un legado histórico de las ideas de los principios del funcionamiento de los avances tecnológicos que en este nuevo siglo XXI, conocemos.  De esta forma, nos percatamos, por qué los bomberos son la atención y admiración de todas, desde hace muchos años.
Existen muchas descripciones acerca de las bombas contra incendios que dan muestra de la importancia de las innovaciones que significaban en su época; sin embargo no siempre fueron reconocidas sus ventajas y permanecieron en el pasado.
Por ejemplo en Inglaterra, la bomba contra incendio de vapor no fue utilizada sino hasta después de dos o tres décadas de haber sido diseñada, a pesar de las inmediatas ventajas que demostraba frente a una bomba de pistón manual.
A través de la historia, hemos sufrido una gran cantidad de espectaculares incendios, en los cuales, los servicios de las bombas fueron tan importantes como las acciones de los hombres que las operaron.
La curiosidad nos invita a entender y comparar las diferencias de las bombas de mano, de las bombas de vapor, de las bombas de petróleo y de las bombas más modernas, como la de pistón de doble acción y una de acción simple; o entre una bomba rotativa y una centrífuga.
Y es ahí, cuando nuestra curiosidad nos obliga a preguntar: “¿Cuántos galones de agua por minuto podría una bomba manual con el esfuerzo de 40 hombres arrojar en una abierta competencia contra una bomba de motor de 10 caballos de fuerza?, ¿Podría una bomba manual accionada por 20 hombres, arrojar con más fuerza el agua, que 2 equipos de 10 hombres con bombas similares?”
Estas preguntas eran los argumentos fundamentales que cuestionaban durante los siglos XVIII y XIX, las características y méritos de las diferentes bombas contra incendios.
El siglo XX tuvo contribuciones de marcas y técnicas a diferencia de los siglos anteriores. El poder hidráulico contribuyó a la fabricación de los snorkels que permiten desplazar una canastilla de seguridad sobre el humo y las llamas, hacía arriba o abajo y de un lado al otro y acceder casi a cualquier parte, mientras se arroja una cortina de agua que protege a los ocupantes de la misma.
Plataformas giratorias, grandes bombas contra incendios, torres de agua, equipo para emergencias químicas; son los equipos con que trabajan los bomberos de esta post-modernidad, para combatir desde incendios en casas, oficinas, fábricas, bodegas o incendios forestales; hasta incendios de aeronaves o siniestros con productos derivados del petróleo, y una gran diversidad de emergencias.
Por generaciones se ha reconocido la labor contra incendios, como el producto del arrojo de hombres que arriesgan su propia vida ante cualquier tipo de emergencia.
En los días en que se utilizaban bombas impulsadas a mano, muchas madres ponían a sus hijas solteras a limpiar el sudor de la frente de los voluntarios bomberos que en su mayoría eran acaudalados, para poder conseguir el mejor partido para sus hijas.
Hoy contamos con grandes avances tecnológicos y una muestra de esto es la escalera telescópica que extiende su brazo arriba y al frente de un edificio para combatir al fuego amenazante.

El espíritu del Bombero forjado en el heroísmo, las condecoraciones se cristalizaban en emblemas y dibujos a los costados de las bombas contra incendio, que mostraban que no había algo más honorable y delicado que un camión de bomberos.
Las bombas contra incendios son la expresión del diseño de determinaciones universales para contrarrestar uno de las mayores, terribles y temidas catástrofes de la humanidad. Las bombas (excepto militares), representan dentro de las más innovadoras maravillas de ingeniería mecánica, dirigida a un objetivo heroico y de beneficio a la humanidad. Este es el sello característico, por el que los hombres tienen gran admiración por los camiones de bomberos.